Los tipos de gases que se usan de forma habitual en los sistemas de refrigeración son numerosos. A esta variedad de opciones se le suma el hecho de que se trata de un sector que está evolucionando de un modo constante, debido a la actual aplicación de la normativa europea F-Gas.

Están formados por hidrógeno, flúor y carbono. Ten en cuenta que, a diferencia de los CFC y los HCFC, el gas refrigerante HFC no contiene cloro y, por lo tanto, no destruye la capa de ozono.

Descubre la historia sobre el sector de la refrigeración y cuál será el calendario a seguir para adaptarse a la normativa vigente anticontaminación.

Descubrimos un poco más sobre el futuro de los gases fluorados en España, debido a los cambios experimentados experimentados en el mercado por la normativa europea F-Gas 517/2014.