Uno de los temas más comentados dentro del sector, es cual será el desarrollo de productos como los gases fluorados. La normativa europea F-Gas 517/2014 es clara; el impacto sobre la capa de ozono debe ser cada vez menor, hasta que todos los agentes que intervienen en el sector trabajen con productos y desarrollen prácticas más sostenibles con el medio ambiente.

Los principales fabricantes ya están trabajando en la elaboración de nuevos productos que, a la vez que generen un rendimiento similar en la mayor parte de los casos, sean de bajo impacto para la capa de ozono.

El horizonte más importante es el año 2030, ya que es la fecha límite marcada para la eliminación total, igual que en su momento ocurrió con gases como el R22, de aquellos gases más contaminantes en la actualidad.

Abrir chat