La refrigeración en la pesca es fundamental para garantizar un buen desempeño en todas las etapas de su cadena de producción (desde el mar hasta el punto de venta). En esta industria, el almacenamiento en frío tiene muchas aplicaciones: refrigeración de barcos, refrigeración de lonjas, fábricas de hielo, almacenamiento en frío, congelación, etc. En la actualidad, la industria se encuentra en la etapa de buscar mejorar la eficiencia energética, especialmente la conservación de energía a nivel de mantenimiento. Veamos primero en qué etapa de la cadena productiva pesquera juega un papel importante nuestro protagonista: el frío.

Inicio de la cadena del frio en el momento de la pesca

Cuando se captura en alta mar, el pescado debe refrigerarse y congelarse rápidamente para evitar que los cambios en la temperatura ambiente y / o la composición atmosférica afecten negativamente a su composición bioquímica. Se puede decir que este es el comienzo de la refrigeración en la industria pesquera. Asimismo, estas condiciones deben mantenerse antes de que el pescado llegue al consumidor final.

Equipos de frio especializados en refrigeración para la industria pesquera

La siguiente parada son los equipos de refrigeración para las industrias de procesamiento, congelación y distribución de congelación. En esta etapa, la aplicación de la tecnología de enfriamiento evaporativo es muy importante, brinda eficiencia energética, ahorro económico y respeto por el medio ambiente. Sin torres de enfriamiento y condensadores evaporativos, muchos procesos en las instalaciones de procesamiento y conservación de mariscos no pueden llevarse a cabo o bien se efectuarían a un rendimiento muy inferior.

Por otro lado, el aire acondicionado industrial es otra aplicación de la refrigeración, que se utiliza para lograr suficientes condiciones de humedad y calor en las salas donde se procesan, manipulan y envasan estos productos. La principal diferencia en el aire acondicionado industrial es el estado del aire suministrado, que se define como el nivel más bajo de temperatura de proceso, humedad controlada con precisión, filtración más estricta y eliminación previa de contaminantes.

Conservación fría del producto

La baja temperatura asegura la conservación de todos los productos pesqueros consumidos, la baja temperatura debe permanecer estable durante todo el proceso de elaboración para que los productos lleguen al consumidor final con la máxima calidad. Cuanto antes se baje la temperatura y se mantenga en el nivel de almacenamiento óptimo, más tiempo se conservará la comida.

En lo que respecta a la pesca, el almacenamiento en frío cubre todo el proceso, y pasa por la fabricación y su conservación antes de que el producto llegue al consumidor final.

Pregúntanos por WhatsApp