En virtud a lo expuesto en el Protocolo de Montreal, el R22 queda consensuado como una sustancia nociva que agota la capa de ozono. La UE y USA han prohibieron de forma tajante su uso desde el año 2010, siendo necesaria su sustitución por otros gases más ecológicos.

A la hora de realizar una sustitución del gas R22, los técnicos de climatización y frigoristas pueden recurrir a una reforma completa de la instalación, o bien reconvertir las instalaciones que funcionen con R22.

¿Cómo es el proceso de regeneración del R22?

Será preciso utilizar unidades de rectificación en columna de relleno de funcionamiento continuo. Esto permitirá que los aceites que permiten el buen desempeño de la instalación se separen, eliminando la humedad, polvo y otras partículas. Esto permitirá extraer el producto en perfectas condiciones y cumplir con los requerimientos de la norma ARI700.

¿En qué consiste el proceso de destrucción del gas R22?

El proceso se basa en la combustión del producto en hornos rotatorios que superan temperaturas de 1200 grados centígrados. Tras ello, pasan a un depósito de igual temperatura para realizar una segunda combustión completa. Es de vital importancia que los vapores producidos en el proceso se sometan a un enfriamiento rápido mediante nitrógeno. Al mezclarlo con el agua, generará un mezcla ácida que será neutralizada con aguas minerales para un posterior tratamiento biológico.

¿Como se envase el gas R22 recuperado?

Las botellas siempre deben ser homologadas y con un timbrado en perfecto estado, cumpliendo así con el Reglamento de Aparatos a presión establecido en el RD 1244/1979. Es habitual que dichaos envases tengan doble válvula, permitiendo que sean incorporados a sistemas de reciclaje de forma sencilla, así como su limpieza. Son envases completamente pintados de verde, de forma que se eviten despistes con otros envases de refrigerante (bicolor). Estos envases no se deben llenar al máximo de capacidad, ya que así podremos conservar mejor el producto y evitar fugas (máximo un 85% de capacidad).

Transporte de producto regenerado o destruido

Se realizará por via terrestre mediante camión, tal y como se estipula en el Reglamento de Transporte de Materias Peligrosas por Carretera, que está vigente. El camión deberá ser autorizado por la Comunidad Autónoma del cliente.

Proceso de análisis químico

Los restos de producto que se entregan a las empresas gestoras autorizadas, son examinados en laboratorio para analizar la posibilidad de regeneración o reciclado.

El análisis químico determinará la pureza y compuestos del refrigerante, así como su humedad, nivel de acidez, presencia de incondensables, cloro y residuos solidos.

Documentación y certificación del producto

El gestor de residuos elaborará toda la documentación según la legislación vigente, a destacar:

Documento de aceptación: dando contestación a la solicitud previa de admisión por parte del cliente emisor de los residuos, la empresa gestora de residuos emitirá un documento escrito dejando constancia de la aceptación de los residuos.

Notificación de traslado: el Ministerio de Medio Ambiente será el encargado de emitir la notificación de traslado de residuos de las instalaciones de origen del residuo a la instalación en la que será tratado.

Documento de control de seguimiento: es un documento oficial en el que se indican las características del residuo a transportar.

Certificado de destrucción o reciclaje: lo emite el gestor autorizado, y en el se indican los kgs de residuos, fecha de recepción y gestión del producto.

Pregúntanos por WhatsApp