¿Cómo mejorar la calidad del aire de un local?

Hombre joven comprando productos en fruteria

Con motivo de la pandemia del COVID-19, es necesario realizar esfuerzos y tomar soluciones para tratar y desinficionar el aire.

La calidad del aire interior siempre ha tenido gran relevancia con el fin de combatir microorganismos, como bacterias, hongos, esporas y virus. Siempre se ha trabajado en  soluciones para mejorar la desinfección del aire que sean inocuas para personas y productos.

Desde hace mucho tiempo los profesionales de la instalación, así como los propios establecimientos, han buscado las mejores soluciones para el control de temperatura y humedad; sin embargo, ahora se incorpora la salud de las personas.

En las edificaciones y locales con carácter de uso público, la normativa fija que:

En espacios cerrados, el peligro de contagio por vía aérea es más elevado si existe poca ventilación. Si existe la posibilidad, la ventilación debe ser natural y, cuando no lo sea, se debe vigilar y conservar dentro de los parámetros establecidos la calidad del aire interior a través de sistemas de purificación del aire.

Es necesaria la realización de revisiones periódicas de las instalaciones de climatización antes de la apertura de locales. Será necesario asegurar los estándares de limpieza y reemplazo en caso de ser necesario de los filtros de aire exterior, manteniendo al máximo en la medida de lo posible el caudal de ventilación.

El tratamiento y mantenimiento de la calidad del aire interior es un valor añadido a las compañías, ya que, como ha quedado patente en la pandemia, los entornos de trabajo deben mejorar paulatinamente.

Ventilación y aire exterior: ventilación natural

Debe realizarse la ventilación natural de los espacios de trabajo con aire exterior en la medida de lo posible, ya que reduce el peligro de contagio por vía aérea. Existen una serie de recomendaciones a seguir:

Caudal mínimo de aire exterior

Es aconsejable un valor mínimo de 12,5 Litros/Seg en el proceso de renovación de aire interno por cada ocupante. Es posible que sea necesario realizar recalculados de la ocupación máxima en los espacios basándonos en esta recomendación. Por lo tanto, un local debe revisar su nivel de concentración de CO2 interior.

A su vez, será necesario contrastar que los equipos encargados de la renovación del aire trabajen en condiciones óptimas, garantizando un caudal máximo de ventilación.

La recomendación es, que antes de la apertura de cualquier local, se active la ventilación forzada de aire exterior.

Purificación del aire: mejorando la calidad de aire interior
En casos específicos de zonas o espacios en los que es inviable ventilar de forma natural, se debe vigilar igualmente la calidad de aire interior a través de sistemas de purificación del aire. Existen múltiples tipos:

Sistema de purificación del aire interior con ozono

La utilización de sistema de purificación mediante ozono, tienen gran utilidad en la industria agraria y alimentaria. Su alta eficiencia en la supresión de microorganismos, se une al aporte de su nula residualidad: el ozono se descompone sin dejar restos tóxicos. El ozono es un oxidante fuerte mortal para microorganismos. No obstante, no es perjudicial para mamíferos en bajas concentraciones. Igualmente, puede resultar perjudicial si no es manejado adecuadamente en sus aplicaciones en aire.

La única vía de exposición negativa al ozono, es mediante la respiración en grandes cantidades. Si fuera así, el ozono puede provocar irritación en los ojos o la garganta.

Sistema de purificación del aire basado en luz ultravioleta
Si deseamos aumentar la calidad del aire, otra opción recomendable serían los purificadores de aire UV. Eliminan los microbios que pasan a través del sistema, con una fácil instalación.

Su funcionalidad y calidad es superior a la de los filtros tradicionales, ya que no dependen del flujo incesante de aire, siendo así más eficaces desde el punto de vista energético. Los purificadores UVC no emplean filtros físicos, de modo que no existe una acumulación de partículas de suciedad y no hay peligro de contaminación. Esto si ocurre con los filtros tradicionales.

Mantenimiento como medida de precaución
En locales que hayan cesado su actividad durante largos periodos de tiempo, es necesario efectuar una revisión general de la instalación de climatización y ventilación antes de la reapertura, asegurando su limpieza.

Cambiar filtros en los sistemas de climatización y ventilación

Los filtros son un elemento esencial para el correcto funcionamiento de los sistemas de climatización y ventilación, ya que su función absorber la suciedad del aire que pasa por el e impedir que los agentes contaminantes del exterior pase al interior.

Debemos tener en consideración que estos filtros precisan un mantenimiento para impedir que un exceso de partículas se acumule en su interior, perdiendo así la eficacia de filtrado.

Un filtro de aire saturado reduce el caudal de aire en circulación de la unidad. Es imprescindible hacer las labores de mantenimiento oportunas según lo establecido.

Utilización de filtros HEPA

En los casos en los que el ventilador así lo permita, es recomendable mejorar la eficiencia de los filtros, garantizando el caudal de aire nominal del equipo. En según que sistemas, es posible añadir filtros de calidad superior, como los filtros HEPA.

Los filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) se componen de una malla de fibra de vidrio. Su función es acumular partículas de tamaño inapreciables, purificando así el aire de agentes contaminantes.

Su diferencia respecto a los filtros convencionales es que capturan el 99{a3a417f855dae1dced6950f0397f12736f1b5f21da99b406871071bfca70204d} de partículas con un tamaño superior a 0,3 micras. Este tipo de filtros pueden usarse en sistemas de ventilación familiares, espacios de sanidad y salas industriales de trabajo en precisión.

Finalmente, hay que tener en cuenta que estos filtros precisan un mantenimiento especial, con el fin de que no amontonen en su interior un exceso de partículas y pierda la eficacia de filtrado.

Proceso de revisión y limpieza de equipos de ventilación

Se aconseja efectuar una revisión por temporada. En casos como la pandemia del COVID-19 es aconsejable hacerlo con una mayor frecuencia el mantenimiento y revisión de sistemas de ventilación y climatización, teniendo especial énfasis en: